TANGO ENERGÉTICO HERREÑO

 

Central Hidroeólica de El Hierro 'Gorona del Viento'

Central Hidroeólica de El Hierro ‘Gorona del Viento’

 

Por TOMÁS PADRÓN

 

Muchas son las fechas que se pueden tomar como referencia para destacar el largo camino recorrido, un sueño primero y realidad después, por la Central Hidroeólica de la Isla de El Hierro.

Desde el inicio, con la primera idea en 1981, el encuentro con Loyola de Palacio, la creación de la sociedad Gorona del Viento, la llegada de los aerogeneradores, la visita de Rodríguez Zapatero y de SS.MM los Reyes de España, la firma del convenio con el IDAE, y otras muchas más de gran importancia, nos quedamos hoy con tres de gran relevancia para El Hierro en el proceso decidido hacia la sostenibilidad: la del 25 de Agosto de 2009, cuando se inician las obras con movimiento de tierras en La Caldera; la del 27 de Junio de 2014,  inaugurándose las instalaciones; y la del 9 de Agosto de 2015, cuando, a las 12,24 horas, El Hierro logra por primera vez alimentar todo su sistema eléctrico con energía limpia hasta las 14,25 horas del mismo día. Fueron 2 horas y un minuto trascendentales para toda la isla, para Canarias y, especialmente, para todas aquellas personas y colectivos que habían puesto su esfuerzo, empeño y sobre todo fe y constancia en conseguirlo.

Al cumplirse hoy el año de aquel momento histórico, El Hierro ha logrado soberanía energética al 100% durante 397 horas. Quizás podían haber sido más, o no. El operador del sistema eléctrico canario – Red Eléctrica de España (REE)- podrá explicarnos mejor la respuesta, pero siendo el objetivo estratégico del proyecto el logro del 100×100 de forma permanente, no es menos cierto la gran relevancia de aportar entre el 70-80% de energía renovable a la red como media al año.

El camino que se inició en 1981 no ha sido ancho y sin obstáculos. Se sucedieron los rechazos más rotundos y las aceptaciones forzadas hasta lograr su inauguración en Junio de 2014. Los agoreros vaticinaban primero la imposibilidad de que pudiera llegar a funcionar y, una vez puesta en marcha, con que se pudiera llevar energía limpia 100×100 a la red con total autonomía. Ambas cosas se han logrado desde junio de 2014.

Ahora nos llega la opinión del experto Hubert Flocart, ex director del Instituto de Física Nuclear de Francia, quien cuestiona el 100×100 de forma permanente. Respetable su opinión, fruto del eco y transcendencia internacional que ha tenido el proyecto herreño. Es importante que una personalidad de esta talla se ocupe de nuestro caso. Creo que el señor Hubert no tiene todos los datos y la información necesaria para el análisis que realizó. Cierto que reconoce haber solicitado datos y no se le han suministrado. Creo sería bien recibido si nos visitara y recibiera cuántas explicaciones y datos solicite tanto de mano de  Gorona como de REE.

Otros muchos expertos opinan distinto que el señor Hubert. Casi nunca hemos recibido críticas favorables de sectores cercanos a las energías fósiles o a la energía nuclear.

La segunda etapa, después de demostrar que es viable, es seguir innovando, investigando, ampliando almacenamiento en el depósito inferior para llegar al objetivo final con que nació este proyecto: lograr un 100×100 permanente a la red en un sistema eléctrico aislado. En este proceso sería también importante que REE tuviera una implicación intensa y permanente en la gestión diaria. Aprovechar el conocimiento adquirido por los técnicos de Gorona que participaron en la planificación,  construcción y puesta en marcha de las instalaciones; el “know how” resulta aquí especialmente valioso para lograr el éxito pleno del proyecto.

Los herreños hemos aprendido a superar los inconvenientes de nuestro aislamiento con las armas de la naturaleza. Practicamos lo sostenible siglos antes de que este concepto se haya convertido en una forma de entender la vida y su desarrollo actual y futuro, porque en mucho tiempo de nuestra historia no quedó otra que autoabastecernos y subsistir de lo poco que nos daba la tierra y la escasa lluvia que caía sobre ella.

El Hierro, de forma natural primero, y oficial desde 1997, ha planificado una estrategia global que permita a sus habitantes vivir del territorio sin sobreexplotarlo;  buscando el equilibrio con el medio.

Hoy, sin terminar de salir de la crisis económica general, y en medio del debate mundial entre las energías sostenibles y las fósiles, El Hierro demuestra que las energías renovables son una solución energética viable para millones de personas en el mundo. Somos practicantes y referentes  de la energía renovable. El modelo herreño es perfectamente exportable a gran parte de nuestras islas, especialmente a las mayores y a otros territorios insulares del mundo que ya se han interesado por nuestra experiencia.

Se produce aquí un camino a la inversa de lo que siempre ha sucedido en el pasado. Por una vez, la innovación y el progreso llegan antes a una isla lejana y poco poblada. Nos enorgullece a todos que después de un largo sueño podamos ver la realidad palpable y visible en la vida cotidiana, de cómo El Hierro no ha dejado pasar la oportunidad para domar el viento con el que convivimos, muy violento a veces, pero colaborador con aquéllos que lo comprenden y lo guían, transformándose en luz, energía y agua en cada casa de sus habitantes.

Los “Garoés del siglo XXI” tecnológicos y gigantes de Los Picos, junto a su pareja cercana en La Caldera, bailan permanentemente al son de los alisios y derraman esperanza y bienestar para El Hierro y para Canarias. Economía social, turismo científico, formación, exportación tecnológica, ferry eléctrico, soberanía energética, soberanía hidráulica, desarrollo renovable… son, entre otros, los beneficios que podrá aportar esta importante infraestructura a El Hierro, a Canarias y a España.

Nuestro Cabildo Insular y Gorona del Viento, su empresa mayoritaria, tienen un gran reto por delante en la segunda parte del proceso hidroeólico. Garoé XXI, Gorona y Ganancia señalan el eje del desarrollo económico y social futuro que vendrá de la mano de  la energía y del agua.

Celebramos un año en el que la Central Hidroeólica demostró que el 100×100 es viable y real. Y ha sido tan importante el esfuerzo en lograr el objetivo como la celebración al conseguirlo; al fin y al cabo, todos los desvelos y sacrificios del ser humano son para lograr esa sensación de bienestar y serenidad que ocurre cuando se logra algo importante. Casi podríamos decir que vivimos para sentir emociones.

Una isla de extremos como la nuestra: la más pequeña, la más al oeste, la de más sequías, la del Garoé, la de las sabinas arqueadas por el viento; también tiene calmas, silencios y la paz suficiente para dar el mensaje al mundo de que podemos ser amables con el medio ambiente permitiendo el desarrollo humano con cero emisiones a la atmósfera del Planeta.

La central hidroeólica simboliza la danza del aliento del viento con la complicidad del agua. Acaso sea así porque así somos los que habitamos la isla. Todo lo que creamos es un reflejo de nosotros mismos. Desde chicos aprendimos de nuestros mayores que para salir adelante hay que esforzarse pero también que no se pueden sobrepasar las normas de la naturaleza. Hay una orquesta que gobierna el cosmos y nosotros debemos estar atentos para sentir y expresarnos en sintonía con ella.

Nuestras expresiones culturales herreñas más ancestrales están marcadas por los instrumentos de percusión que hacen vibrar el suelo de la isla con los golpes del tambor, las chácaras y los pies de los que bailan. La fuerza del hombre en el tango anhela la sensibilidad de la mujer. En la danza, la serenidad y dulzura de la mujer buscan la fortaleza y el vigor de su pareja. Uno encuentra sentido en el otro. En el baile entre el agua y el viento, entre La Caldera y Los Picos, la energía desbordante del aire es modulada por la flexibilidad y adaptabilidad del agua para que en conjunto dispongamos de energía estable cuando realmente la necesitemos.

Guardar energía para cuando más nos haga falta es una idea sencilla. La misma que hicieron siempre nuestros abuelos; la misma que han hecho siempre los bailadores de tango. Una idea que parecía imposible pero que ahora, desde hace un año, es una realidad limpia y armoniosa como el mismísimo Tango Herreño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*